PostHeaderIcon CABEZA Y CUELLO

CUELLO

No sería nada novedoso describir anatómicamente y fisiológicamente esta región. Desde el punto de vista simbólico unir la cabeza con el resto del cuerpo le da al cuello un valor especial. Paul Schilder, describía en su libro "Imagen y apariencia del cuerpo humano", que la ubicación corporal del yo se encontraba aproximadamente en el entrecejo y realmente es algo no muy difícil de comprobar, ya que si alguien al hablarnos nos apunta con el dedo hacia una rodilla, no sentiremos que nos está amenazando o que su gesto es inquisidor, claro que si la misma frase la pronuncia apuntándonos con el dedo al entrecejo sentiremos inmediatamente que va dirigido hacia nosotros en forma directa y contundente.

Cuando imaginamos ya sea con los ojos abiertos o cerrados la imagen de nuestro pensamiento aparecerá por delante y entre medio de nuestros ojos, pensar, imaginar, crear, no solo ocurre en la actividad fisiológica de nuestro cerebro sino que también tenemos la "sensación" de que el pensamiento está ahí, en la cabeza.

Podríamos pensar que el cuello ya formaría parte del cuerpo y así lo es, pero todos sentimos que es lo que conecta la cabeza con la parte ejecutora de las acciones, una suerte de puente entre el intelecto y la máquina, al tiempo que notamos que el cuello es el lugar donde se apoya y se sostiene la cabeza, algo que desde el punto de vista anatómico y biomecánico es obvio, pero también es importante destacar que es algo que sentimos como un pedestal de nuestra capacidad de autoconciencia.

Un ejemplo importante a tener en cuenta es que dos de las formas históricas de los seres humanos para ejecutar personas han sido la horca y la guillotina y cuando una persona se sale de sí y quiere matar a otra lleva sus manos directamente hacia el cuello de su posible víctima, claro está que no existe otro lugar del cuerpo que pueda asegurar la muerte de forma tan fácil como este segmento.

Cuando al doctor Guillotin se le pidió que realice para el gobierno francés en el siglo XVIII una máquina de ejecución rápida para la aplicación en la pena de muerte, creó lo que conocemos como la guillotina, Guillotín que era médico no dudó en apuntar hacia el cuello cuando pensó en el cuerpo para una muerte rápida y segura.

Aunque vulgarmente se dice que "le corta la cabeza", en realidad la cabeza se desprende del cuerpo porque lo que se corta es el cuello.

La horca está en el imaginario popular como algo que aprieta el cuello hasta tal punto que produce la asfixia del ejecutado, cosa que no es así.

Cuando se acciona la palanca que deja caer al tapa del suelo donde se apoya el individuo el peso del cuerpo tracciona con tanta violencia hacia abajo que el lazo de la horca se cierra rápidamente traccionando hacia arriba y produce la fractura de la columna cervical de tal forma que la muerte se sucede en forma inmediata, en el caso de que este mecanismo falle como habrá ocurrido infinidad de veces es entonces cuando la soga comprime el cuello y puede producir asfixia y disminución de la irrigación cerebral, con lo que el proceso de la muerte puede durar muchos minutos y hasta no ser posible.

En relación a todo lo antes expuesto queda claro que de una u otra forma el cuello es un sector vital en nuestro cuerpo y esto se establece ni más ni menos por los elementos que en el transitan y que son a saber: la laringe, las arterias carótidas, y el nacimiento del 4º nervio cervical o nervio frénico responsable de la inervación del diafragma.

En el caso de la rotura de la laringe la muerte por asfixia es casi inmediata, en el caso de la compresión de las arterias carótidas en forma sostenida priva al cerebro de irrigación y producirá primero un síncope y luego la muerte de éste, y la rotura del nervio frénico produce la parálisis inmediata del diafragma por lo que se produce el paro respiratorio.

Si bien son muchos más lo elementos nobles que transitan en el cuello estos tres los quise destacar por lo que su lesión significa la muerte casi instantánea, si bien es cierto que los otros elementos nobles también pueden provocar la muerte sería engorroso detallarlos a todos.

En síntesis, por todo lo expuesto hasta ahora es lógico que el cuerpo a través de los músculos quiera defender el cuello.

Como ya vimos el aumento tónico en un músculo puede expresar muchas cosas, en el caso de los músculos del cuello que cumplen con pautas biomecánicas que tienen que ver con el movimiento de la cabeza y del cuello mismo y que no debemos olvidar, la sensación de protección del cuello se expresa a través del aumento de tensión de los músculos de esta región.

La sensación de protección del cuello que nace de la simbología corporal del mismo, se asocia a otra simbología que tenemos del cuello, que no es la de su debilidad o punto factible para la muerte sino que es la que mencionamos antes , el puente que une el intelecto con la máquina, la autoconciencia con la acción.

Cuando nos encontramos sobrecargados en nuestro pensamiento por todo lo que significa nuestra existencia sumado a los problemas de la vida cotidiana, sentimos agotamiento mental y corporalmente se nos expresa como que nuestra cabeza se hincha, que puede explotar o que podemos volvernos locos, lo que popularmente llamamos "siento que voy a perder la cabeza", en ese instante nuestro cuello se transforma en un ancla que tiene que evitar la "supuesta pérdida", que si bien sabemos que anatómicamente es imposible simbólicamente s traduce a través de la expresión de un aumento de tensión de los músculos del cuello.

Existe entonces un Inter. juego permanente entre la actividad vital del cuello y su relación "entre el intelecto y la máquina" que hace que determinados músculos del cuello acumulen sentimientos que no podemos expresar, como ya lo hemos mencionado de otros sectores del cuerpo.

Ahora es el momento de empezar a detallar cuáles son los músculos, qué sentimientos pueden acumular, cómo se lesionan, qué sintomatología expresan y qué nos quieren decir éstas.

Existe un músculo que cruza el cuello desde el centro hacia la parte posterior de la cabeza a ambos lados cuyo nombre es esternocleidooccipitomastoideo, de aquí en más por cuestiones prácticas lo llamaremos bajo la sigla ECOM.

El ECOM, nace en el tórax en la región esternal y asciende oblicuamente por el cuello atravesándolo todo hasta llegar a la base de la cabeza e insertarse en los huesos occipital y temporal y tiene la capacidad de hacer girar al cabeza hacia el lado contrario, o sea el izquierdo gira la cabeza hacia a derecha y viceversa. También inclina lateralmente la cabeza hacia su mismo lado y cumple con una paradoja biomecánica en donde la mayoría de sus fibras musculares pueden flexionar la cabeza hacia delante y otras echarlas hacia atrás.

La experiencia indica que este músculo descripto como tal es la conjunción de cuatro músculos, por lo que demás está decir su importancia biomecánica en la función de los movimientos del cuello, pero en lo que interesa a este texto la producción de aumentos tónicos para la expresión o contención de sentimientos es notable y me gustaría detallarlo claramente, para que se entienda porqué cuando se lo trabaja manualmente en forma terapéutica no solo se solucionan muchas patologías cervicales, sino que son el punto de quiebre de muchos pacientes para la expresión de sentimientos guardados.

Es importante aclarar que existe una relación anatómica y fisiológica entre el movimiento de los ojos y la puesta en tensión de los ECOM, cuando direccionamos nuestros ojos hacia cualquiera fuese el lugar, en cuestión de milisegundos se produce un reflejo que aumenta la tensión de estos músculos, que como vimos antes, pueden movilizar la cabeza a casi todos los lados posibles de tal suerte que los ECOM producen una acomodación del cráneo a fin de facilitar la ubicación definitiva de los ojos cuando miramos algo.

Las imágenes percibidas también generan sentimientos e inclusive aquellas cosas que no queremos mirar, también lo producen, esto es un motivo más por lo que los ECOM cargan y descargan aumentos tónicos en función de la expresión de emociones.

Como indiqué antes los ECOM cruzan diagonalmente al cuello, particularmente su parte anterior, el aumento de tensión de ambos (izquierdo y derecho), pueden darle una sensación de compresión a la laringe que es lo que comúnmente conocemos como el nudo en la garganta.

Cuando una persona pasa un largo período emocionado y siente ganas de llorar, provoca un estado en la zona anterior del cuello que bloquea la expresión del llanto, y los ECOM son responsables en gran medida de esta situación. Como veremos en la descripción del capítulo de casos, cuando en este tipo de pacientes se practican maniobras de despegue de los ECOM suelen, si el ambiente es propicio, comenzar a lagrimear y si se los induce con la palabra ocurre un desbloqueo de sus emociones que conlleva a un llanto verdadero, esto lo he visto a lo largo de muchos años de trabajo profesional tantas veces que en lo que a mi respecta no me queda ninguna duda de la relación de los ECOM y la contención del llanto.

Por otro lado cuando se palpa entre el pulgar y el índice todo el vientre del conjunto muscular en su trayecto ofreciendo una suave presión sobre este y buscando despegarlo de los planos profundos, los pacientes refieren un ligero dolor que se confunde con una sensación de alivio generalizado en el músculo pero también que se proyecta hacia la cabeza y algunas veces al resto del cuello, aquí podemos ver una de las vertientes de la función del ECOM en lo que llamábamos la función simbólica el evitar el "perder la cabeza", cosa que se constata aún más porque cuando se realiza la maniobra desde abajo hacia arriba en la medida en que nos acercamos a la porción de inserción del occipital y el temporal, el músculo es natural y anatómicamente mas grueso, pero precisamente en esa zona más fuerte es donde aumenta el dolor y disminuye la sensación placentera evidenciando la fuerte tensión de sostén que realiza el músculo donde es común encontrar en casi todas las personas un punto de dolor permanente.

La observación a través de años de miles y miles de cuellos a los cuales he trabajado detalladamente me ha llevado a la conclusión de que prácticamente siempre un ECOM se encuentra ligeramente desarrollado y el otro ligeramente atrofiado, lo cual produce una diferencia substancial en el grosor de ambos, esto conlleva a una inclinación de la cabeza no muy ostensible al ojo de un no profesional pero si real y existente y que tiene que ver con un efecto de acomodación de la horizontalidad de la mirada.

Esto nos significa una actitud de recargar la cabeza hacia un lado ante la imposibilidad de mantenerla en equilibrio, no existe una causa para pensar que la cabeza pesa más de un lado que del otro pero si sobran los motivos para creer que las ideas de todo tipo nos hace sentir la cabeza más pesada, nos desequilibra la sensación de sostén de esta y la volcamos hacia una lado como queriendo buscar un apoyo confortable.

Por lo expuesto hasta ahora, vemos que los ECOM se relacionan con las emociones del llanto contenido, los estados de estrés perdurables en el tiempo y las ideas confusas que nos resistimos a desmarañar.

Otro músculo, como siempre de ubicación bilateral importante a detallar en la representación simbólica de los sentimientos en el cuello es el angular del omóplato, éste músculo se inserta como refiere su nombre en el ángulo superior e interno de la escápula, comúnmente conocida como paletilla, desde ahí avanza hacia arriba en forma oblicua para insertarse en las apófisis laterales de las primeras vértebras cervicales, por lo que si toma punto fijo en su base inclinará el cuello hacia su lado y si toma punto fijo en la columna cervical elevará el hombro en todo su conjunto, la acción simultánea de los dos músculos eleva ambos hombros, echa hacia atrás ligeramente la cabeza y mantiene el eje de simetría del cuello y la cabeza. Esto último que acabo de describir particularmente elevar ambos hombros y echar la cabeza hacia atrás, es un gesto típico que nos ha ocurrido a todos alguna o varias veces en la vida cuando alguien nos sorprende por detrás, en una clara señal de susto, también hemos descripto en los sentimientos duros la tensión de la parte posterior de la espalda y el cuello ante la agresividad y el miedo.

Si hay un músculo en el cuerpo que reacciona con claridad gestual de representación simbólica del miedo es el angular del omóplato, no solo por su capacidad de elevar las escápulas como forma de protección de la parte posterior de nuestro cuerpo, cosa que es cierta, sino que la palpación sistemática en una infinidad de pacientes muestra que este músculo siempre se encuentra en un estado de acortamiento permanente en todas la personas, con mayor o menor grado de simetría pero siempre acortado y sí existe un gesto típico de relajación que simboliza esta claramente es la de dejar caer los hombros, y esto solo se produce si el angular del omóplato deja de contraerse.

Es tal la función de sostén permanente que este realiza, elevando ligeramente las escápulas ,que es extremadamente común encontrar que su inserción escapular siempre se halla irritada y una presión profesional con el pulgar sobre ella despertará un intenso y marcado dolor en la persona, al tiempo que si presionamos en las primeras vértebras cervicales donde este se inserta encontraremos otra zona irritada y dolorosa como muestra de una actividad permanente de dicho músculo.

Siempre como ocurre con el ECOM, uno trabaja más que el otro, una palpación profesional del vientre del músculo, es decir, desde una inserción hasta la otra encontrará a este no solo acortado sino tremendamente hipertónico y como ocurre con el ECOM voluminoso, pero el paciente al referir el dolor también refiere una sensación de alivio ya que este tiende a relajarse al tiempo que la persona nos cuenta que ese es el músculo que le provoca los dolores de cabeza.

El angular el omóplato es un músculo claramente relacionado con la agresividad y el miedo, que como ya hemos visto la suma de estos sentimientos se expresan en el estrés permanente de nuestra vida cotidiana. La inserción superior del angular queda muy próxima a la parte superior del ECOM formando un triángulo donde si uno coloca el dedo se palpará un importante nervio cervical que queda comprimido entre ambos, y estos producen la irritación del mismo, cuando esto ocurre la reacción de este nervio provocará dolor en la región lateral correspondiente y la base de la cabeza, por lo que las personas que padecen dolor en la presión dolorosa del ángulo superior del omóplato, la palpación también dolorosa del cuerpo muscular al igual que el dolor en la inserción superior son símbolos de miedo , estrés y agresividad en una persona.

Cuando me refería al ECOM hice la salvedad de que siempre uno tiene mayor volumen que el otro, en el caso del angular ocurre algo parecido, pero es mucho más marcado el acortamiento de uno con respecto al otro y de ese lado se encontrará la "patología", pero es importante destacar el detalle de que hay una Inter. relación entre la función del ECOM voluminoso y el angular acortado, esto ocurrirá siempre e indefectiblemente así en forma contra lateral, para que quede claro, si el angular acortado es el derecho, el ECOM voluminoso será el izquierdo o viceversa, esto tiene que ver con que uno trabaja de delante hacia atrás y el otro trabaja de atrás hacia delante y al traccionar en forma asimétrica ambos promueven a un eje de simetría donde la cabeza se desplaza hacia un lado por el ECOM pero recupera el eje porque el angular desplaza la cabeza hacia el centro atrayendo las vértebras cervicales que se hallan por debajo de ésta, de esta manera la cabeza no parecerá torcida ni las cervicales tampoco, pero sí tendremos una alteración mecánica de las articulaciones de la cabeza con la primera vértebra cervical y de las cervicales entre sí.

Esto es fácil de ver en una radiografía y de más está decir que promueve a la lesión , al dolor y al desarrollo futuro de artrosis.

Aquí vemos un ejemplo nuevamente de Inter. Relación de sentimientos duros y blandos como veremos en los capítulos de casos, encontraremos gente con sus ECOM tensionados por comprimir la salida de un llanto ahogado perteneciente a un sentimiento noble y los angulares muy contracturados por una agresividad perteneciente a un enojo que demuestra la dureza de la expresión.

Los músculos escalenos se hallan ubicados en los laterales del cuello, si antes hablamos de que el ECOM y el anular formaban un triángulo, en el fondo de ese espacio triangular vamos a encontrar a los músculos que estamos describiendo, que son a saber tres: anterior, medio y posterior. Éstos se insertan en su parte superior a lo largo de toda la columna cervical y en su parte inferior en las dos primeras costillas. Si toman punto fijo en la parte superior son capaces e elevar las dos primeras costillas produciendo una expansión de la caja toráxica cuando trabajan juntos el grupo izquierdo con el derecho, que es capaz de ingresar en los pulmones aproximadamente 500ml de aire, por lo tanto son músculos respiratorios accesorios. Como ya hemos visto los accesorios no deberían ser utilizados si efectuamos una buena respiración diafragmática, pero la incapacidad de respirar adecua y relajadamente, nos lleva a una hiperactividad de éstos que se traduce en un fuerte aumento de la tonicidad de los escalenos.

Por otro lado cuando los escalenos toman punto fijo en las costillas, son capaces de inclinar la cabeza hacia su lado, pero si los dos grupos de escalenos actúan simultáneamente, producen un movimiento antagónico entre ellos que da como resultado la centralización de la columna cervical y esto le permite a la cabeza apoyarse con firmeza sobre dicho conjunto vertebral, un ejemplo es que durante muchísimos años y aún hoy en algunos lugares del mundo la cabeza sirve como apoyo para llevar grandes pesos y vemos en antiguas pinturas transportar tinajas con muchos litros de leche o agua, o cuando se lavaba la ropa en el río se transportaba grandes bultos de éstas sobre la cabeza. Esto demuestra la gran capacidad de los escalenos para formar una verdadera rígida columna por debajo de la cabeza.

En las grandes civilizaciones rara vez esto ocurre, pero no es tan raro que la gente esté fuertemente alterada, ensimismada en sus pensamientos, y como ya lo dijimos varias veces tenga la sensación de que su cabeza va a estallar, de que su cabeza se hincha y se va hacia arriba o como ya dijimos la frase de"voy a perder la cabeza", como un ejemplo de la pérdida de control de la ejecución de los actos. Los escalenos entonces se ponen sumamente tensos para dar esa rigidez a la columna cervical y soportar simbólicamente el peso de los pensamientos . Cuando palpamos a una persona tumbada sobre la camilla donde la cabeza no se encuentra bajo los efectos de la gravedad, las escalenos deberían encontrarse relajados, pero lejos de ser así en la totalidad de la gente que he visto estos se hallan extremadamente rígidos y siempre me gusta para hacerles tomar conciencia de lo que está ocurriendo preguntarles qué creen que es lo que estoy palpando, la mayoría de la gente contesta algún hueso, porque aunque conozcan la anatomía la dureza de lo que se toca los confunde de tal manera que no pueden creer que eso sea un músculo.

No hace falta que una persona crea que se está volviendo loca para que la hipertonicidad ocurra, simplemente con vivir la vida cotidiana de las grandes urbes alcanza para que nuestro sistema nervioso central se excite de tal manera que tensione estos músculos, ni tampoco hace falta que una persona sienta que se asfixia para que los escalenos actúen como músculos accesorios, los estados de ansiedad permanente que vivimos hace que los escalenos y todos los accesorios se encuentren en permanente acción.

Por lo expuesto entonces el estrés, causa sobre los escalenos esta doble acción simbólica que se ejecuta sosteniendo la cabeza e inspirando por demás.

Desde el punto de vista mecánico los tres escalenos forman entre ellos, dada su ubicación que le da el nombre en escalera, o sea uno detrás del otro dos grandes espacios, uno entre el anterior y el medio y otro entre el medio y el posterior, estos dos espacios son atravesados por los troncos primarios del plexo braquial, dicho de un modo más sencillo todo el conjunto de nervios que precisamente va a inervar todo el miembro superior, son dos cordones gruesos que aglutinan, como se dijo todos los filetes nerviosos. La tensión de los escalenos achica los espacios y comprime estos gruesos troncos y por supuesto esto llevará con el tiempo a un conjunto de síntomas que se conoce como "síndrome de los escalenos", que se caracteriza fundamentalmente por la aparición de adormecimiento de las manos , en especial de los tres últimos dedos, dolores en la muñeca, codo u hombro y algunas veces hasta la pérdida de volumen de los músculos del miembro superior, que se traduce en muchas personas en la pérdida de fuerza de éstos y algunas personas se quejan de que se les caen las cosas de las manos.

El trapecio es un músculo muy grande ubicado a ambos lados de la columna que va desde el dorso hasta la cabeza y por sus extremos hasta las escápulas, tiene múltiples acciones y varias direcciones de fibras.

Las que me interesan destacar en este caso son las fibras superiores y externas de este músculo, que van desde el extremo superior y externo de la escápula en la proximidad del hombro en forma longitudinal y oblicua hacia la parte posterior de la cabeza y tienen como acción inclinar la cabeza hacia el hombro o tomando punto fijo en la cabeza, junto a otros músculos elevar el hombro y el miembro superior.

Aquí ocurre algo parecido al angular del omóplato, de hecho las fibras superiores y externas del trapecio (FSET), tienen una función agonista ( función conjunta de igual dirección) con el angular del omóplato por lo que la descripción de los problemas de FSET son prácticamente idénticas a la del angular el omóplato pero me interesa destacarlas porque es una zona muy álgida del cuerpo y su trabajo genera una importante mejoría en las patologías cervicales.

Cuando digo que genera los mismos problemas que el angular del omóplato no solo me estoy refiriendo a las patologías y sus funciones mecánicas, en todo caso si se quiere son dos músculos que trabajan en forma muy similar pero de distintos ángulos, lo importante es destacar que atienen la capacidad de elevar el omóplato, el angular desde el ángulo superior e interno del omóplato y FSET desde el ángulo superior y externo de ente mismo hueso, cabe recordar entonces lo que significa este gesto de elevación y su relación con el miedo y el estrés y relacionar a FSET con la expresión de estos sentimientos.

De la parte posterior del cuello son muchos los músculos que habría que describir, empezando por las fibras del trapecio que se encuentran por dentro de FSET y músculos más intrínsecos de la zona del cuello que se hallan inmediatamente por debajo de la zona del trapecio. Para no hacer engorrosa la descripción anatómica llamaremos a todo ese conjunto muscular, y que me disculpen los anatomistas, extensores propios de la nuca, estamos hablando de más de una docena de músculos que de distintas capas y ángulos producen la extensión de la cabeza o sea echarla hacia atrás.

Sabemos que el movimiento de extensión de la cabeza es una acción que filogenéticamente, como ya lo explicamos en los sentimientos duros, está sumamente vinculada a la agresividad, y como ya describí tantísimas veces en este libro la agresividad y el miedo sumados son lo que hoy se llama estrés, por supuesto que ante el miedo tenemos una tendencia a llevar la cabeza hacia atrás, como también sabemos que miedo y agresividad son las dos caras de una misma moneda y siempre van de las manos, a esto se le suma un punto que ya describí en el libro Dolores corporales que es el hecho de que la acción de la gravedad tiende a que la cabeza siempre se caiga hacia delante, ya que su eje de estabilidad pasa por la unión del tercio medio con el tercio posterior, y cito como siempre el mismo ejemplo, cuando estamos correctamente sentados con el cuerpo vertical y el cansancio nos vence, la cabeza tiende a ir hacia delante y si nos quedamos dormidos en esa posición como muchas veces ocurre, lo haremos con la cabeza hacia delante.

Por lo que entonces resumiendo el grupo extensor de la nuca resume la función del sostén gravitatorio de la cabeza y acumula los sentimientos duros de la zona, extendernos en lo que significa simbólicamente esto, sería repetir lo que ya hemos visto en capítulos anteriores, pero sí quiero aclarar cual es la patología que distingue la excesiva tensión de este grupo muscular, obviamente el dolor de cuello, pero también a esto se le suma el dolor de distintas áreas de la cabeza que son a saber:

dolor de la base de la nuca, generalmente comienza desde la mañana con el despertar y se mantiene durante gran parte del día, se trata de un dolor muy molesto que impide la concentración de la persona . Este dolor refleja una personalidad obsesiva que lleva mínimamente la cabeza hacia atrás en relación con las primeras vértebras cervicales con el fin de darle punto fijo al cráneo para que sus ojos puedan ubicar la mirada, cuando le pregunto a los pacientes que padecen este dolor si hay alguien que a lo largo de su vida los ha marcado con una mirada fuerte, indefectiblemente encuentran a alguien que generalmente es su padre o su madre en la infancia y muchas mujeres en un marido dominador y que puede transportar esta actitud al resto de su vida en personas que ejercen autoridad sobre ellas y en las que coincida que tengan una mirada fuerte. Desarrollarán sobre estas personas una actitud que oscilará entre el sometimiento y la resistencia, cuando se trabaja manualmente sobre estas personas y se alivia la tensión de la base de la nuca suelen quedarse tan relajadas que pueden dormirse, esto es un claro indicador de que han perdido el estado de alerta permanente que acarrean ante una posible agresión que existe en su inconciente. Cuando estas personas se incorporan no solo refieren el alivio sino que también comentan que ven mejor y se observa que sus ojos están totalmente abierto ya que no solo se protegen fijando el cráneo sino también entrecerrando los ojos.

Dolor de cuadrante, este se caracteriza por un dolor muy intenso que aparece en forma progresiva a lo largo del día alrededor de un solo ojo, tomando la parte superior de la frente correspondiente, el lateral y se proyecta hacia atrás por la zona parietal. Cuando el dolor es muy intenso puede ir acompañado de sensaciones de náuseas y rara vez, aunque ocurre, ganas de vomitar y más raro aún pero también ocurre, vómitos. Este dolor nace por la compresión de un nervio llamado nervio de Arnold, conformado principalmente por la segunda raíz cervical con ramas de la primera y tercera raíz que es un grueso nervio que atraviesa un poderoso músculo extensor llamado esplenio y que al llegar por fuera a la región occipital también perfora la inserción del trapecio para dar inervación a los músculos pericraneales. La tensión permanente del esplenio y el trapecio irritan a este nervio y desencadenan la situación antes descripta, este dolor se caracteriza en personas de mucha actividad intelectual, sumada a una alta carga de ansiedad, porque no todos los intelectuales sufren de dolores de cabeza, pero la combinación de la actividad mental sumado al apuro por conseguir el objetivo promueve una agresividad por los logros y esto describe a considerable cantidad de individuos de nuestra sociedad actual, obviamente el factor intelectual no es el problema a resolver sino es la ansiedad, como actor psicológico. En lo que obedece a la práctica manual la técnica es liberar la tensión de los músculos y quitar el atrapamiento del nervio de Arnold,.Este dolor generalmente suele ocurrir del mismo lado aunque a veces alterna de ojo y nunca he conocido y con esto no invalido que haya ocurrido, la aparición bilateral simultánea, es un dolor cuya frecuencia varía con la actividad y su intensidad está relacionada con el avance de los años sin tratamiento adecuado ya que con el tiempo suele volverse inmune a los analgésicos tradicionales y aún se hace rebelde a analgésicos poderosos.

Dolor frontal, este como su nombre lo indica es un dolor que atraviesa la frente de lado a lado terminando sobre ambas sienes, es un dolor de mediana intensidad pero muy prolongado lo cual agota a la persona y generalmente va acompañado de un agotamiento de la visión, que las personas lo refieren con un "se me cierran los ojos" y un "me molesta la luz", esto último es conocido como fotofobia, la característica de las personas es la preocupación permanente, la cual no es en vano ya que siempre existen motivos para dicha situación, claro que en las personas en que este dolor se hace crónico, suelen hacer de la preocupación un motivo de vida, y si bien se preocupan por cosas que son muy importantes no pocas veces se terminan preocupando por cosas que nunca van a ocurrir y temas menores. La contractura de los músculos frontales es la clave del dolor pero también afecta a los músculos orbiculares de los ojos y a los microdesplazamientos de los huesos craneales a los cuales me referiré al final de la descripción de los dolores de cabeza, y donde particularmente la micromovilización de estos huesos son la solución a este dolor en particular.

Dolor en casco, precisamente la representación de un casco que comprime toda la geografía que abarca en la cabeza, es lo que refiere el paciente y siente que su cabeza se va a romper, inversamente y por los mismos motivos que voy a describir más adelante las personas pueden sentir todo lo contrario, que en lugar de la compresión sienten una sensación de estallido. Los dos se originan por una fisiopatología similar al dolor frontal pero esta vez ocurre en todos los músculos de la parte superior del cráneo y la constricción de la fascia pericraneal que se halla aproximadamente en la zona e la coronilla, en este caso la personalidad se caracteriza por una forma mixta de las personalidades del dolor del cuadrante y del dolor frontal, son personas e buena capacidad intelectual, ansiosas y que vuelcan su intelecto en forma obsesiva y ansiosa a la resolución de un problema puntual y existente en ese momento que no pueden resolver y que generalmente se sienten trabados en la resolución por los bloqueos emocionales que les impide afrontar el problema porque creen que la solución le va a traer problemas afectivos con personas de las que su cariño les es muy importante. En otros casos, el bloqueo sigue siendo emocional pero consigo mismo, ya que la solución pasa por un cambio en sus vidas que implica un riesgo ya sea por ejemplo, cambiar de trabajo, independizarse de los padres, divorciarse o hechos similares. La mecánica como en el caso frontal tiene que ver con la micromovilización craneal y la tensión permanente de todos los músculos implicados, por lo que la solución también será la liberación de la tensión de los músculos y la realineación de la caja craneal, sobre lo cual me expandiré en el siguiente punto.

El cráneo o caja craneal consta e 22 huesos incluída la mandíbula, ésta es un hueso que se une al resto por dos verdaderas articulaciones móviles conocidas como témporomandibulares (ATM), y haremos hincapié en las mismas y sus dolencias cuando nos centremos en los problemas del bruxismo (oclusión o cierre de las arcadas dentales en forma sostenida). El resto de los huesos se encuentran unidos entre sí por verdaderas suturas óseas conocidas anatómicamente como sinartrosis o articulaciones fijas.

Hace poco más de un siglo Andrew Still de los Estados Unidos y casi simultáneamente el británico William Sutherland, discípulo del anterior, impulsaron sobre el descubrimiento de un mínimo de movilidad en estos huesos que aún hoy en la medicina moderna se los sigue considerando como fijos e inamovibles, una ciencia conocida con el nombre de osteopatía que a partir de la movilidad de estos huesos y su proyección sobre el resto del cuerpo favorece la reestructuración de los ejes corporales al tiempo que como ellos destacan mejora la función de los órganos, quiero hacer esta mención con mucho respeto a esta ciencia que es universitaria y que se practica en los principales países del mundo con grandes resultados y su descripción completa se inscribe en cientos de tratados y no es mi intención desarrollarla en este texto, para no caer en el pecado del reduccionismo de una ciencia universitaria tan desarrollada con tantos alcances y logros.

Rescatar la movilidad de los huesos de la caja craneal entre sí, como un modo de terapia corporal, independientemente de la osteopatía, puede ser una práctica muy importante a la hora de buscar una solución en las técnicas manuales que abordan los dolores de cabeza y los problemas cervicales.

Cuando digo movilidad y movilización de los huesos del cráneo estamos hablando de una micromovilizción, desplazamientos casi imperceptibles para el paciente y sólo realizables por manos profesionales expertas y muy experimentadas.

La alteración de la ubicación de uno de cualquiera de los 22 huesos del cráneo promueve la alteración de todos los otros huesos como si fuera un puzzle, produciendo alteraciones de las distintas circunferencias e la caja craneal y de la maleabilidad plástica de los huesos de la cabeza, que ante una mano experta aparecen como ligeras deformaciones que no son susceptibles al ojo de un neófito, estas transformaciones estructurales promueven dolores de cabeza y pueden ser eliminados a partir de un correcto trabajo manual que devuelva las formas originales.

Por la parte interna de los huesos craneales, el periostio (membrana que recubre cualquier tipo de hueso), se une íntimamente a las membranas más externas que protegen al encéfalo conocidas como duramadre, se unen tan estrechamente que son indivisibles, entre la duramadre y el encéfalo transcurre un líquido protector llamado cefaloraquídeo, lo cual marca una clara distancia entre éstas y los tejidos nerviosos del encéfalo. La duramadre, la membrana protectora tapiza toda la caja craneal por dentro y al llegar al orificio de la base del cráneo se continúa sin distinción por el conducto raquídeo protegiendo la médula, ésta constituida de un tejido conjuntivo idéntico a las fascias o membranas que recubren a los músculos, por lo que de una forma anatómica existe una continuidad entre los músculos del cuello y la protección del tubo neural que atraviesa la región cervical, esta continuidad anatómica es engorrosa de describir para un texto de estas características pero está perfectamente demostrado, quiero llegar con esto a que no solo se debe trabajar la micromovilidad de los huesos de la caja craneal sino que también se debe trabajar estas membranas faciales pertenecientes no solamente a los músculos de la nuca sin o también a los músculos del cuello todo.

Los músculos cervicales son los únicos músculos de todo el cuerpo que tienen una conexión doble con el sistema de equilibrio, conformado por el cerebelo, el oído interno y los órganos de la visión. Esta doble conexión nerviosa nos indica la preponderancia que tiene la información que llevan los músculos del cuello hacia el sistema de equilibrio, ya que si hay un segmento corporal determinante que va a indicar cuál es la posición del resto de los segmentos en un apostura equilibrada el la cabeza y los músculos del cuello son los que determinan los movimientos de esta.

Si los músculos cervicales se encuentran en un estado de tensión exagerada por los distintos motivos emocionales que ya hemos visto y esa exageración tónica no representa el verdadero sostén para el equilibrio de la cabeza, la información que llega al ordenador de equilibrio corporal también va a ser exagerada por lo tanto errónea, entonces a partir de esto las correcciones posturales que realce este sobre el resto del cuerpo, fundamentalmente los miembros inferiores van a ser erróneas y en muchas personas esto se traduce en una sensación de vértigos o mareos que hacen que la persona se asuste y tenga la sensación de que se va a caer.

Algunas veces ocurre por breves instantes y desaparece y el individuo no le presta atención, piensa que a lo mejor tiene la tensión arterial baja o que está fatigado, pero cuando esto se repite en el tiempo y algunas veces los vértigos son muy intensos y la persona necesita obligadamente sentarse o apoyarse en algún lado comienza a producir miedo, sobre todo cuando se toma la tensión arterial y esta se halla correcta y se realizan consultas médicas y no se puede encontrar el foco que ocasiona los vértigos y los mareos y ya que tanto la revisión neurológica como la del oído y la vista dan correctas.

En la medida que esto avanza y no se soluciona los temores van en aumento ante la aparición de los síntomas y se acompañan de una fuerte descarga de adrenalina en cada situación, esto produce síntomas aparte de los mareos tales como palpitaciones, sudor, y muchas veces sensación de desmayo pero este nunca ocurre.

Aquí sería bueno separar que el vértigo y el mareo son producidas por la señal equívoca de la excesiva tensión muscular provocada por los factores emocionales que ya describimos, aquí el síntoma comienza a cobrar una importancia muy grande en la vida de la persona que le hace olvidar los problemas que originan sus alteraciones emocionales y su vida empieza a girar alrededor del problema que le generan la falta de un equilibrio que le permite una vida normal cuya que este tipo de vértigos se los denomina paroxísticos, esto es que aparecen y desaparecen en forma abrupta sin ningún tipo de frecuencia ni periodicidad, eso hace que la persona esté pendiente todo el tiempo de cuándo esto puede ocurrir y le promueve a una gran inseguridad a su persona, esto conlleva a un nuevo sentimiento de miedo o temor que no hace mas que agravar el cuadro, por lo que los músculos del cuello aumentarán su tensión y se generará dentro de ellos y particularmente dentro de la nuca la formación de tejido fibroso de la forma que ya lo hemos descripto en capítulos anteriores. Este tejido fibrosos puede llegar a alcanzar volúmenes considerables y llegar a generar un efecto secundario que es la compresión de los elementos nobles que dentro del cuello transitan, de esta manera se genera una presión interna dentro de la zona de la nuca que va a afectar fundamentalmente el correcto flujo sanguíneo dentro de las arteria s vertebrales.

La arterias vertebrales existen, una a la derecha y otra a la izquierda y en su conjunto transita el 40% de la irrigación de la cabeza y se dirige fundamentalmente a todas las áreas de la parte posterior, donde se encuentra precisamente el aparato que conforma el sistema del equilibrio o sea el cerebelo que junto al oído conforman la parte fundamental de la organización del equilibrio. De aquí se desprende que cuando el problema se cronifica entra en un círculo vicioso que no hace mas que aumentar el problema hasta límites insospechados, en el presente libro se describe un caso extremo de exitosa resolución, pero a lo largo de tantos años de experiencia de trabajo sobre este tema he visto personas que conviven con ligeros mareos, otras donde los mareos suelen ser intensos pero esporádicos y algunas que llegan al extremo que no pueden salir sin compañías fuera de su casa porque el temor a caerse se transforma en una fobia que no solo va a tener solución con técnicas manuales de recomposición de la tensión y los tejidos fibrosos que provocan los vértigos y mareos sino también hay que recurrir a la ayuda psicológica.

Profundizaremos en esto cuando veamos el caso que vamos a describir como se dijo anteriormente.

BRUXISMO

En las líneas anteriores he nombrado varias veces el hecho de que la descarga de tensión agresiva incluye el apretar la mandíbula contra la arcada dentaria superior, este hecho es el bruxismo, muy común y frecuente en estos tiempos. En la odontología actual ha pasado a ser un tema de especialización de muchos profesionales para la prevención del bruxismo en sí mismo que lleva al desgaste de las piezas dentarias, que es un grave problema y a su vez nos lleva a otro problema de gran importancia que es la alteración de la articulación temporomandibular (ATM). El daño de esta articulación es doloroso en sí mismo pero como vimos antes también se asocia a la alteración de los huesos de la caja craneal y puede ser productor de dolores de cabeza, la presión constante entre los dos maxilares se transmite por efecto biomecánico a la columna cervical, produciendo un aumento en la tensión de esta zona, esto se debe como ya lo hemos explicado , a que los músculos masticadores a los que ahora me referiré en detalle, actúan en conjunto con los músculos de la nuca en el reflejo de la agresividad.

El bruxismo no es ni más ni menos que una expresión de agresividad contenida, la odontología moderna ha desarrollado las placas de descanso que absorben la presión entre las arcadas dentarias pero que también y fundamentalmente corrigen los desvíos de la oclusión o cierre, si esto no ocurriese comienzan las lesiones de la ATM, las placas de descanso son bastante comunes en la última década, sobre todo las de uso nocturno, aunque en la actualidad ya existen las de uso diurno para la corrección de los problemas de oclusión, y hay una mayor concientización y difusión de este problema.

Como ya había mencionado, antropológicamente cuando el hombre era cazador su boca era el arma principal, poseía una gran mandíbula y el acto de la mordida de la presa estaba asociado a la inclinación hacia atrás de la cabeza para asestar el impacto sobre el animal a cazar, esto explica la relación, primero entre la mordida y sus músculos y éstos con los poderosos músculos de la nuca y segundo la actividad agresiva que significaba el hecho de cazar, ya que lejos estaba de ser un deporte sino un acto de necesidad para su alimentación y la de sus crías.

Si bien hoy hemos disminuido el tamaño de nuestras mandíbulas y la fuerza de compresión en la masticación, esta sigue siendo lo suficientemente fuerte para que cuando se bruxa, sea un proceso de gran presión y se transmita a las piezas dentarias y las ATM, al tiempo que conservamos también la agresividad , como ya antes se describió y la liberamos en los procesos inconcientes, sobre todo durante las fases del sueño, pero también lo realizamos durante el día. Si a esto le sumamos que el bruxismo incluye la tensión exagerada de los movimientos de apertura y cierre de la boca que estos se realizan en un mínimo de mil veces por día, ya sea par masticar, deglutir, hablar, etc, el problema es realmente serio.

El uso de las placas de descanso y reeducación de la oclusión son muy útiles y cuando son bien realizadas ofrecen una gran solución a este problema, pero también esta debe ir acompañada por un trabajo manual sobre los músculos masticadores que se ven afectados como cualquier otro músculo que se ha sometido a una tensión permanente por tiempo indeterminado, por lo que encontraremos en ellos acortamientos, procesos fibrosos y alteraciones asimétricas . Ésta últimas serán el eje del trabajo manual, ya que hay que buscar que la longitud perdida de los músculos sea recuperada a fin de otorgar la simetría en el proceso de contracción.

Los músculos masticadores son : Maseteros, poderosos músculos que van desde la mandíbula hacia los pómulos en dos fascículos por lado y que son los únicos músculos del cuerpo con un ángulo de tracción perfecto que es de 90º sobre la mandíbula la cual elevan esa ventaja biomecánica los hace tremendamente poderosos y les permite ejercer una presión de 350kg por cm2, creo que esta cifra nos puede dar una magnitud de lo que significa tenerlos tensionados por un tiempo prolongado en forma innecesaria comprimiendo nuestras piezas dentarias y ejerciendo presión sobre las ATM. Temporales, músculo que sale de la región lateral de la cabeza y va a insertarse en la rama ascendente de la mandíbula y produce la elevación de esta cuando se contraen simultáneamente de ambos lados, este músculo contribuye en la elevación y compresión de la mandíbula actuando en sinergia con los maseteros, aumentando así la fuerza de compresión.

Es importante destacar que el músculo temporal a pesar de su nombre no se inserta solamente en el hueso temporal sino que lo realiza también en un lugar llamado fosa temporal que está compuesta por el hueso temporal y huesos adyacentes a este, el grosor del músculo es tan importante que cubre por completo la fosa y da la sensación externa que esta no existe, por lo que la gran masa carnosa de la que se compone no solo eleva la mandíbula, sino que el movimiento de compresión puede microdesarticular los huesos de la fosa, en particular el hueso esfenoides de importancia estratégica en la conformación de la caja craneal, si bien no es motivo de esta obra hacer una detallada descripción de los microdesplazamientos craneales o lo que otros profesionales considerarían problemas osteopáticos, pero para mí es importante destacar que considero al esfenoides como la pieza angular de la arquitectura del cráneo y su alteración promueve a síndromes dolorosos fundamentalmente caracterizados en los dolores de cabeza, dicho de otro modo la excesiva tensión del músculo temporal en el bruxismo, junto a la tensión de los maseteros, que también indirectamente producen microdesplazamientos óseos, son responsables de muchos de los dolores de cabeza antes descriptos, por lo que el tratamiento de estos músculos a la hora de solucionar los dolores de cabeza, son focos de mucha atención.

Músculos pterigoideos internos y externos, la descripción de sus inserciones la simplificaré en que van desde la rama ascendente de la mandíbula y el ángulo de esta al hueso esfenoide, sin entrar en más detalles a los efectos de no generar confusión, pero quiero que quede claro que estos músculos son cortos y estratégicos y su función no es nada despreciable, no solo en la masticación son en la articulación de la palabra y otros movimientos más, por lo que cuando estos se tensionan en el bruxismo también van a alterar la posición del hueso esfenoides y por lo tanto la alteración de la arquitectura de la caja craneal con los consecuentes síndromes dolorosos ya vistos.

A todo lo antes expuesto es importantísimo destacar que el bruxismo en sí mismo se caracteriza por el elemento más sencillo que hasta ahora no nombré, que es el dolor o las algias de los músculos participantes en su ejecución, por eso el trabajo de manipulación, elongación y ablandamiento de éstos les causa un gran alivio que facilita la tarea de las placas de descanso y corrección de la oclusión dentaria y para terminar otro problema sencillo y obvio pero no por esto menos importante en el bruxismo es que se produce la limitación de la apertura de la boca y la dificultad de los movimientos de lateralización de la mandíbula con sus lógicas consecuencias y aquí también la importancia de la alineación y balanceo de las tensiones musculares a fin de restablecer la normal biomecánica de los movimientos propios de la boca.

CONCLUSIÓN:

La descripción realizada de los distintos problemas de cuello y la boca se ha realizado en forma topográfica o lo que es lo mismo decir por regiones, y dentro de las regiones se ha descripto en forma analítica los distintos músculos que eran importantes detallar y los síndromes que estos generan y por los cuales se caracterizan y qué sentimientos los propulsan al aumento de las tensiones, pero es justo decir que nada ocurre de forma tan aislada y así como hemos hablado del ECOM, escalenos, angulares, músculos de la nuca, ninguno de estos problemas ocurre en forma exclusiva ni aislada de los otros, sino que precisamente el problema es la simultaneidad e Inter. juego de por lo menos dos o mas afectaciones, ya que uno lleva al otro y a través del tiempo el Inter. juego es tan grande que todo el conjunto se ve afectado en mayor o menor medida, por lo que la destreza del diagnóstico no va a estar en descubrir el músculo afectado en exclusividad sino ir analizando cada uno de los elementos descriptos en este trabajo a fin de hallar el mayor o menor grado de afectación de ada uno de estos y conformaremos entonces diagnósticos personalizados que nos llevarán entonces a la ejecución de correctos tratamientos acorde a lo que le ocurre a cada uno de los individuos, apelando así al viejo adagio de la medicina de que "no existen enfermedades sino enfermos".

No podemos decir que la descripción hecha de las disfunciones de las tensiones musculares provocadas por las tensiones exageradas producto de las emociones contenidas, o mal expresadas sean una enfermedad, (entendiendo por esta alteración de la salud), originada por una lesión primaria de distintos orígenes sino que por el contrario a partir de un estado de salud la disfunción biomecánica causada es la que termina originando la lesión o conjunto de estas y de esta manera se origina la enfermedad. El mayor o menor grado que alcance esta , estará relacionado con la tardanza en encontrar el correcto diagnóstico y la rápida ejecución de un tratamiento asertivo.

Pensar entonces que las tensiones musculares del cuello son de una u otra manera una enfermedad, implica que todas las personas activas que viven distintas emociones a diario, en algún momento de su vida se encuentran con este problema y claro está que en esta sociedad todos nos encontramos con este problema, la rigidez del cuello parece ser un estigma que caracteriza a las personas mundanas, la forma de vivir actual nos ha llevado a construir nuestro propio collarín, porque sostener nuestra cabeza desde el punto de vista biomecánico no debería ser tan difícil ya que el mecanismo del cual estamos provistos es una maravilla, pero "sostener la cabeza" desde el punto de vista simbólico sobrepasa los límites de la buena voluntad, de la anatomía y la fisiología de nuestro cuello, y esta rigidez característica o "autocollarín" parece ser una solución , pero en realidad termina siendo un problema, ya que nos somete a dolores, incomodidades y otros síntomas que nos desvían la atención del origen de nuestros verdaderos problemas, pero claro está que no podemos negar que los dolores existen y que su solución es necesaria, pero también en algún momento ya sea en paralelo o a posteriori debemos encontrarnos enfrentando el ordenamiento de nuestras emociones y su correcta canalización

 
¡NUEVO!

De acceso gratuito.
Autorizada su descarga.
EL INCONCIENTE
CORPORAL

Libro

antropologia-evolutiva-de-la-postura

Entrevistas de Radio
Vídeo